homilia_28042015

Vida cristiana no es un museo de recuerdos

La vida cristiana no es un museo de recuerdos, aseguró el Papa en la homilía de la Misa diaria en la Capilla de Casa Santa Marta.

La Iglesia siempre va para adelante gracias a la gracia del Espíritu Santo, dijo el Papa al reflexionar sobre la predicación del Evangelio de los paganos, presente en los Hechos de los Apóstoles.

El Santo Padre subrayó que se debe tener coraje apostólico para no transformar la vida cristiana en un museo de recuerdos. La vida de la Iglesia es fundamental para abrirse a las novedades del Espíritu Santo, y recordó el hecho de que los discípulos de Jesús predicaron el Evangelio no sólo a los judíos, sino también a otros pueblos como los griegos y a paganos.

El Obispo de Roma recordó que en las profecías estaba escrito que el Señor vendría a salvar a todos los pueblos:

“No entendían. No entendían que Dios es el Dios de las novedades: ‘Yo hago todo nuevo’, nos dice. Que el Espíritu Santo ha venido precisamente para esto, para renovarnos y continuamente hace este trabajo de renovarnos. Un poco da miedo, esto. En la Historia de la Iglesia podemos ver desde este momento hasta ahora cuántos miedos hacia las sorpresas del Espíritu Santo. Es el Dios de las sorpresas”.

“Pero ¡hay novedades y novedades!”, exclamó el Papa. Y admitió que de algunas novedades “se ve que son de Dios”, mientras otras no. Y se preguntó cómo hacer para distinguirlas. En realidad – dijo–  tanto de Bernabé como de Pedro se dice que son hombres llenos del Espíritu Santo. “En ambos casos – reafirmó – está el Espíritu Santo que hace ver la verdad. Porque nosotros solos no podemos. Con nuestra inteligencia no podemos”.

“Podemos estudiar toda la Historia de la Salvación, podemos estudiar toda la Teología – advirtió Francisco – pero sin el Espíritu no podemos entender. Es precisamente el Espíritu quien nos hace comprender la verdad o – usando las palabras de Jesús  – es el Espíritu quien nos hace conocer la voz de Jesús”: “Mis ovejas escuchan mi voz y yo las conozco y ellas me siguen”.

Por último el Papa recordó que la única manera de escuchar al Señor e ir para adelante es la oración, rezar con fervor cristiano para estar seguros que lo estamos escuchando.

Con información de Radio Vaticano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *