Archivo de la etiqueta: pontifex_es

El amor de Dios es gratuito

En su cuenta de Twitter, el Papa nos ofreció una reflexión en la que recuerda que Dios no pide nada cambio de su amor, sólo que lo acojamos.

Captura de pantalla 2015-06-23 a las 12.36.50

El amor de Dios es gratuito. Él no nos pide nada a cambio; sólo que lo acojamos.

Tal como lo dice Su Santidad, el Papa Francisco, nuestro Señor nos ofrece su amor de manera gratuita y sin condiciones. Acojamos a Dios y vivamos bajo sus enseñanzas.

Los silencios de Dios se entienden viendo a Cristo en la Cruz

El Papa Francisco compartió en Twitter una reflexión sobre los silencios de Dios y la manera en la que podemos comprenderlos y entenderlos: mirando a Cristo en la Cruz.

Captura de pantalla 2015-05-21 a las 10.24.39

“Hay silencios de Dios que sólo se pueden entender mirando a Cristo en la cruz.”

En su cuenta de Twitter, @pontifex_es, el Papa reflexiona sobre los momentos en que creemos que Dios no nos responde o guarda silencio. Basta ver el sacrificio que su Hijo ha hecho y continúa haciendo por nosotros para constatar que Dios jamás está en silencio y nunca nos ha dejado solos.

Cuando sentimos que Dios no nos hace caso, no responde y guarda silencio frente a nuestras plegarias, debemos de voltear a ver a Cristo en la Cruz para entender que Dios siempre está haciendo sacrificios de amor por todos sus hijos.

Jesús cargó con nuestros pecados

En su cuenta de Twitter, el Santo Padre nos recuerda que Jesús cargó con nuestros pecados, por lo que para nosotros no debería ser tan complicado sobrellevar los defectos de nuestros prójimos.

Captura de pantalla 2015-05-12 a las 10.23.00¿Por qué nos resulta tan difícil sobrellevar los defectos de los demás? ¿Nos olvidamos de que Jesús cargó con todos nuestros pecados?

En @pontifex_es, el Papa Francisco se pregunta porqué nos cuesta tanto digerir los defectos de los demás y nos recuerda que Jesús cargó con nuestros pecados.

Una de las más importantes lecciones que nos dio Jesús es que debemos de amar a los demás sin importar sus defectos ni virtudes, sin tomar en cuenta sus pecados, sino simplemente porque son nuestros hermanos.

Te invitamos a poner el práctica la palabra del Señor y jamás olvidar que Jesús cargó con nuestros pecados.