Archivo de la etiqueta: angelus

Le pedí a Jesús que me guiara

En la primera cita dominical después de su regreso a Roma, el Papa comentó que encomendó los frutos de su viaje a Sudamérica a la maternal intercesión de Jesus y la Virgen María.

RMC (RV).- Miles de fieles procedentes de todo el mundo se reunieron en la plaza de San Pedro este domingo, para escuchar las palabras del Papa y rezar con él a la Madre de Dios, en lo que fue la primera audiencia del Papa desde que regresó de Sudamérica.

Ver, compasión y enseñar son los verbos del Pastor, dijo el Papa, haciendo hincapié en que «Jesús, el Mesías, se hizo carne la ternura de Dios. Jesús ve, Jesús tiene compasión, Jesús enseña ¡Qué bello es esto!»

El Papa recordó que Jesús mira siempre con los ojos del corazón, y aseguró que le pidió al Señor que el Espíritu de Jesús, el Buen Pastor, lo guiara en el viaje que realizó por Bolivia, Ecuador y Paraguay, del 5 al 13 de julio.

«Alabando al Señor por las maravillas que ha obrado en el Pueblo de Dios en camino en esas tierras, por la fe que ha animado y anima su vida y su cultura», el Papa habló de las bellezas naturales de los tres países que visitó, sus grandes potenciales humanas y los valores cristianos de sus sociedades.

El Santo Padre no olvidó los graves problemas sociales y económicos por los que atraviesan los pueblos latinoamericanos, y reiteró el compromiso de la Iglesia y su colaboración por el bien común.

Agradeciendo a Dios de todo corazón por el don de este viaje, el Obispo de Roma expresó su gratitud a las autoridades civiles y eclesiales, así como la cálida participación de las poblaciones ecuatoriana, boliviana y paraguaya.

Ángelus de la solemnidad de Santos Apóstoles

María, Pedro y Pablo, son nuestros compañeros de viaje en la búsqueda de Dios, dijo el Papa durante su homilía del Ángelus de la solemnidad de los Santos Patronos.

RMC (RV).-  El Papa Francisco saludó de modo particular a los fieles de su diócesis a la hora del Ángelus de la solemnidad de santos Apóstoles Pedro y Pablo,Patronos de Roma. El Santo Padre recordó que si bien se trata de una solemnidad de la Iglesia universal, en la Ciudad Eterna se la vive con especial alegría, en reconocimiento al testimonio sellado con la sangre de estas dos columnas que vinieron desde lejos para anunciar el Evangelio a costa de su vida.

Tras recordar que la gloriosa herencia de estos dos Apóstoles es motivo de orgullo espiritual para Roma, Francisco afirmó que también es una llamada a vivir las virtudes cristianas, de modo particular la fe y la caridad. Y añadió queMaría – a la que se la invoca de modo especial como Salus Populi Romani –  junto con Pedro y Pablo, son nuestros compañeros de viaje en la búsqueda de Dios. Son – dijo – nuestras guías en el camino de la fe y de la santidad.

El Obispo de Roma recordó asimismo que durante la celebración Eucarística de la mañana en la Basílica de San Pedro, bendijo los Palios de losArzobispos Metropolitanos nombrados en el último año. Por esta razón renovó sus saludos y felicitaciones a todos ellos, con sus familiares y cuantos los acompañaron, manifestando su deseo de que el Palio, además de acrecentar los lazos de comunión con la Sede de Pedro, sea un aliciente para un servicio cada vez más generoso a las personas encomendadas a su celo pastoral.

Además, Francisco destacó que durante la liturgia tuvo el gusto de saludar a los Miembros de la Delegación que viajó  a Roma en nombre del Patriarca Ecuménico Bartolomé I, que cada año participa en esta fiesta de los santos Pedro y Pablo. Y afirmó que su presencia es signo de los vínculos fraternos existentes entre nuestras Iglesias, por lo que invitó a rezar para que se refuerce entre nosotros el camino de la unidad.

Antes de invocar a la Madre de Dios, el Papa Bergoglio dijo la oración en este día es sobre todo por la ciudad de Roma, por su bienestar espiritual y material, para que la gracia divina sostenga a todo el pueblo romano, a fin de que viva en plenitud la fe cristiana, que testimoniaron con intrépido ardor los santos Pedro y Pablo.

Y en sus saludos a los numerosos fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro, el Papa felicitó a los artistas que realizaron un hermoso adorno floral, al igual que a quienes organizaron un

tradicional espectáculo pirotécnico que tendrá lugar esta noche en Castel Sant’Angelo, cuya recaudación sostendrá una iniciativa caritativa en Tierra Santa y en los países de Oriente Medio.

El amor de Cristo nos dirige a los que sufren

Éste domingo, en la celebración de la Santa Misa, el Papa Francisco dijo que el amor de Cristo nos apremia hacia los que sufren y son perseguidos.

RMC (RV).- Al concluir la Misa, el Papa Francisco introdujo el rezo mariano a la Madre de Dios y Madre amorosa de todos, a la que Jesús le encomendó a la humanidad.

Haciendo hincapié en que la Sábana Santa atrae hacia el rostro y el cuerpo martirizado de Jesús y, al mismo tiempo, impulsa hacia el rostro de toda persona sufriente y perseguida injustamente, el Obispo de Roma recordó a San José Benito Cottolengo y a San Juan Bosco, en el bicentenario de su nacimiento.

Le encomendó a la Virgen Santa la ciudad de Turín, su territorio y todos los que viven allí, para que puedan vivir en la justicia, en la paz y en la fraternidad. En especial, «a las familias, a los jóvenes, a los ancianos, a los encarcelados y a todos los sufrientes, con una especial consideración por los enfermos de leucemia, hoy en la Jornada Nacional contra la leucemia, linfoma y mieloma. María Consolata, reina de Turín y del Piamonte, fortalezca nuestra fe, asegure nuestra esperanza y fecunde nuestra caridad, para ser “sal y luz” de esta bendita tierra».

Éste es el audio de las palabras completas de Su Santidad.

Eucaristía, fuente de amor

Como todos los domingos, el Papa Francisco se asomó para rezar la oración mariana y dirigir unas palabras a los miles de fieles que se reunieron en la Plaza de San Pedro.

El Papa saludó a las decenas de miles de fieles que se reunieron en Plaza de San Pedro, para rezar con el Pontífice el Ángelus, y escuchar su mensaje, que en esta ocasión fue sobre la Eucaristía como fuente de amor.

Inmediatamente antes de comenzar la oración mariana, el Papa recordó que en esa fecha se celebra, en muchos países, el Corpus Domini.

Reflexionando sobre el Evangelio del Día, el Santo Padre reflexionó sobre la función que Jesús le asignó al pan, al que consideró mucho más que una fuente de nutrición física, y al que asignó el poder de hacerse presente en medio de la comunidad de los creyentes.

 “Cuando tomamos y comemos aquel Pan, nosotros venimos asociados a la vida de Jesús, entramos en comunión con Él, nos comprometemos en realizar la comunión entre nosotros, a transformar nuestra vida en don, sobre todo a los más pobres. No basta afirmar que en la Eucarístia está presente Jesús, sino que se debe ver en ella la presencia de una vida donada y de ella tomar parte. La Eucaristía, fuente de amor para la vida de la Iglesia, es escuela de caridad y de solidaridad. Quien se nutre del Pan de Cristo no puede permanecer indiferente ante aquellos que no tiene el pan cotidiano”, advirtió el Papa.