misa_crismal

Santa Misa del Crisma

En una emotiva ceremonia de la Santa Misa del Crisma, el Papa Francisco rezó por todos aquellos que trabajan para ungir al pueblo de Dios.

“El Señor sabe que la tarea de ungir al pueblo fiel es dura; nos lleva al cansancio y a la fatiga… Rezo por los que trabajan en medio del pueblo fiel de Dios que les fue confiado, y muchos en lugares muy abandonados y peligrosos”, es la exhortación del Papa Francisco en su homilía en la celebración de la Santa Misa del Crisma al inicio del Triduo pascual.

En una soleada mañana romana, el Pontífice recordó las palabras del salmista refiriéndose a los sacerdotes cuando dice: «Lo sostendrá mi mano y le dará fortaleza mi brazo (Sal 88,22). Así piensa nuestro Padre cada vez que ‘encuentra’ a un sacerdote».

El Santo Padre afirmó que, “la tarea de ungir al pueblo fiel – de Dios – es dura, nos lleva al cansancio y a la fatiga. Lo experimentamos en todas sus formas: desde el cansancio habitual de la tarea apostólica cotidiana hasta el de la enfermedad y la muerte e incluso a la consumación en el martirio”.

El cansancio de los sacerdotes, dijo el Papa, es como el incienso que sube silenciosamente al cielo, nuestro cansancio, señaló Francisco, va directo al corazón del Padre y en esta tarea, agregó, que los sacerdotes no están solos, sino que son acompañados por la Madre de Dios. Ella, dijo el Sucesor de Pedro, como Madre, sabe comprender cuándo sus hijos están cansados y no se fija en nada más.

También, el Papa invitó a los sacerdotes a no caer en la tentación “de descansar de cualquier manera, como si el descanso no fuera una cosa de Dios”. Tengamos bien presente que una clave de la fecundidad sacerdotal – afirmó el Pontífice – está en el modo como descansamos y en cómo sentimos que el Señor trata nuestro cansancio.

Después de presentar ante Jesús, Sumo Sacerdote, algunas preguntas sobre el cansancio de los pastores del pueblo de Dios, el Santo Padre repasó “lastareas de los sacerdotes que hoy nos proclama la liturgia: llevar a los pobres la Buena Nueva, anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, dar libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor. E Isaías agrega: curar a los de corazón quebrantado y consolar a los afligidos”.

Las tareas de los sacerdotes, señaló el Obispo de Roma, “no son tareas fáciles, exteriores; las tareas mencionadas por Jesús implican nuestra capacidad de compasión, son tareas en las que nuestro corazón es ‘movido’ y conmovido”.

Finalmente, el Pontífice enumeró, algunos “cansancios” como el cansancio de la gente, de las multitudes, el de Jesús, un cansancio bueno, cansancio lleno de frutos y de alegría; también se da lo que podemos llamar, dijo el Papa, el cansancio de los enemigos, porque no sólo se trata de hacer el bien, con toda la fatiga que conlleva, sino que hay que defender al rebaño y defenderse uno mismo contra el mal; y por último, está también el cansancio de uno mismo, dijo Francisco, quizás el más peligroso. Porque los otros dos provienen de estar expuestos, de salir de nosotros mismos a ungir y a pelear. Este cansancio, en cambio, es más auto-referencial; es la desilusión de uno mismo. Se trata del cansancio que da el «querer y no querer», el haberse jugado todo y después añorar los ajos y las cebollas de Egipto. A este cansancio, me gusta llamarlo dijo el Pontífice, “coquetear con la mundanidad espiritual”.

Por último, el Santo Padre afirmó que “la imagen más honda y misteriosa de cómo trata el Señor nuestro cansancio pastoral es aquella del que «habiendo amado a los suyos, los amó hasta el extremo» (Jn 13,1): la escena del lavatorio de los pies”. El Señor nos lava y purifica de todo lo que se ha acumulado en nuestros pies por seguirlo, agregó el Papa y eso es sagrado. Sepamos aprender a estar cansados, pero ¡bien cansados!

Con información de Radio Vaticana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *