AP2082641_Articolo

La fiesta del perdón en Asís

Solemne “fiesta del perdón”  en la Basílica de Santa María de los Ángeles, Asís, Italia.

 

RMC.- (RV).- Este fin de semana en la ciudad italiana de Asís se llevó a cabo la solemne “fiesta del perdón” en la Basílica de Santa María de los Ángeles.

Durante el 1º y 2 de agosto, muchos sacerdotes confesaron en varios idiomas a los numerosos peregrinos que acudieron a la Basílica papal de Santa María de los Ángeles para rezar en la Porciúncula.

La Porciúncula es una pequeña Iglesia situada en el interior de la Basílica de Santa María de los Ángeles que fue reparada por San Francisco. Allí él comprendió que tenía que vivir según el Evangelio y desde allí envió a los primeros frailes a anunciar la paz.

En 1205 san Francisco eligió a la Porciúncula como su morada y allí fundó el orden franciscano, allí también murió en la noche del 3 de octubre de 1226.

La Basílica de Santa María de los Ángeles es un lugar al que acuden miles de peregrinos cada año para rezar en la Porciúncula y recibir la indulgencia plenaria que San Francisco le pidió y obtuvo al Papa Honorio III en el año 1216.

San Francisco pidió al Papa que “todo el que, contrito y confesado, entrara en la Porciúncula, ganara gratuitamente una indulgencia plenaria, como la ganaban quienes se enrolaban en las cruzadas o quienes sostenían con sus ofrendas las iniciativas de la Iglesia”.

Este año, los frailes menores franciscanos prepararon la fiesta del perdón de Asís con un triduo solemne en la Basílica de Santa María de los Ángeles.

La fiesta del perdón comenzó oficialmente el sábado por la mañana con la Celebración Eucarística inaugural presidida por el Ministro general de la orden de los frailes menores, el padre Michael Perry ofm quien recordó que “nuestra humanidad herida, es débil al perdonarse y perdonar”.

Durante su homilía, el padre Perry citó en diferentes ocasiones al Papa Francisco para recalcar que “el rostro de Dios es la Misericordia”. “La vía del perdón es la única vía para sanar el corazón del hombre, llenarlo de esperanza, de alegría y de paz”, explicó.

El domingo 2 de agosto se llevó a cabo la Misa solemne presidida por el secretario de la Congregación para los religiosos y los Institutos de vida consagrada, monseñor José Rodríguez Carballo ofm y al finalizar realizaron la súplica a la Virgen de los Ángeles.

Al mismo tiempo en Roma, el Papa Francisco al finalizar el rezo del Ángelus recordó la fiesta del perdón a los fieles reunidos en la plaza de San Pedro y explicó que “es un fuerte llamado para acercarnos al Señor en el sacramento de la misericordia y también para recibir la comunión”.

En esta línea, el Obispo de Roma dijo que “hay gente que tiene miedo de acercarse a la confesión olvidándose que allí no encontramos a un juez severo sino al Padre inmensamente misericordioso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *