Monaguillos

En la plaza de San Pedro miles de monaguillos encuentran al Papa Francisco

“Dialogar con Jesús, para ir hacia los demás. Sean misioneros”, el Papa a los Monaguillos

RMC.- (RV).- Se dieron cita para esta tarde en la plaza de San Pedro los participantes a la Peregrinación Internacional de los Monaguillos, que tiene lugar cada cinco años. Son por los menos 9000, entre 14 y 30 años de edad y provienen de una veintena de países, entre los cuales, Francia, Italia, Portugal, Suiza, Hungría, Serbia. Sobre el tema de las palabras de Isaías: “Aquí estoy, ¡envíame!” vivirán un momento de fiesta, testimonio y sobre todo de oración que culminará con la llegada del Papa para la oración de las Vísperas en diversas lenguas.

Es la décimo primera peregrinación a Roma para la Organización Internacional de los Monaguillos. El programa iniciado este lunes, continuará con Misas en distintos lugares de Roma y visita a las Catacumbas, especialmente a la de San Calixto, en donde reposa San Tarcisio, patrono de los monaguillos. Pero el momento central será la audiencia con el Papa hoy a las 18.00 horas. “Para algunos chicos será la primera posibilidad de ver la universalidad y la dimensión comunitaria de la Iglesia”, explica el presidente de la Organización, Mons. Ladislav Nemet, “pero también de encontrar la alegría de la propia misión”. La entrevista es de nuestra colega Gabriella Ceraso.

Hemos elegido como lema de la peregrinación las palabras del profeta Isaías: “Aquí estoy,¡envíame!”. Pensamos que a la edad de los monaguillos es importante encontrar también el propio camino en la vida, y así pensamos a una apertura también a Dios, en los años más difíciles. Toda la oración está preparada en esta dimensión, también los textos de las diversas canciones resumen esta idea de la misión de los jóvenes en la sociedad, en la vida privada y en la Iglesia. La segunda cosa es la paz, porque tenemos monaguillos que vienen también de Ucrania. Después rezaremos también por los inmigrantes, ideas queridas por nuestro Santo Padre pero también por nuestros monaguillos. De hecho, vivimos en un mundo en el cual se pueden cerrar los ojos y no ver el mundo que cambia.

¿Ser monaguillos es algo que les atrae todavía? ¿Cómo acercarlos es esta dimensión?

Si la liturgia está bien celebrada, hay una belleza que atrae. La segunda posibilidad es la comunidad: si en una parroquia hay una persona responsable que tiene esta capacidad de reunir a estos jóvenes, se formará un grupo bellísimo. Ser monaguillo no significa solamente ir a la iglesia durante la liturgia, sino también asumir una nueva dimensión de la vida, vinculada con nuestra comunidad eclesial y con la comunidad que vive entorno a una parroquia.

El Papa dice: “vayan, salgan y lleguen a las periferias”. Es decir, el tema del encuentro parece particularmente alineado con el magisterio…

Sí, porque “Aquí estoy, ¡envíame!” significa la disponibilidad a salir, a dejar mi lugar…El profeta tenía una vida muy tranquila y cuando el Señor se hizo presente, el profeta dejó todo. “Aquí estoy, ¡envíame!”, a la periferia o a una gran ciudad: hoy la periferia puede ser también el centro de Roma. No hay una definición para periferia: la periferia son todos los espacios en donde la gente tiene necesidad de Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *