homilia16042015

En la Iglesia se hace unidad

En su homilía del día, el Santo Padre dijo que en la Iglesia hace unidad, no se discute para llegar acuerdos.

El Espíritu Santo crea movimiento y, si éste es acogido con oración y en espíritu de diálogo, siempre genera unidad entre los cristianos, dijo el Papa en su homilía de la Misa Matutina en  Santa Marta, en la que se aprovechó para conmemorar el día de Nuestra Señora de Luján, Patrona de Argentina.

Cuando los cristianos han enfrentado con franqueza y diálogo los asuntos de la Iglesia, es decir, sin fomentar traiciones y acuerdos internos, han comprendido lo que es justo hacer, gracias a la inspiración del Espíritu Santo.

Esta reflexión de Su Santidad, estuvo basada en la lectura de los Hechos de los Apóstoles con la que se recordaron las situaciones de confrontación y choque que vivió la primera comunidad cristiana.

El pasaje evangélico del día, narra la conclusión del primer Concilio de Jerusalén, en el que se establecieron las reglas que debían de seguir los nuevos convertidos al Evangelio. Tras la lectura, el Papa recordó las confrontaciones que hubo entre los cristianos más ortodoxos que querían imponer las condiciones del hebraísmo a los nuevos cristianos, y Pablo de Tarso, el Apóstol que estaba en contra de esa postura.

“¿Cómo resuelven el problema? Se reúnen, y cada uno da su juicio, da su opinión. Discuten, pero como hermanos, no como enemigos. No hacen “acuerdos” afuera para vencer, no van a los poderes civiles para vencer, no matan para triunfar. Buscan el camino de la oración y del diálogo. Estos, que estaban precisamente en posiciones opuestas, dialogan y se ponen de acuerdo. Esta es obra del Espíritu Santo”.

Así, el Papa concluyó que la decisión final se tomó en concordia y, sobre esa base, se redactó la carta que se envió a los hermanos que provenían del paganismo.

“Una Iglesia en la que jamás  hay problemas de este tipo me hace pensar que el Espíritu no esté tan presente. Y en una Iglesia donde siempre se discute y hay ‘acuerdos’ y se traicionan a los hermanos, ¡allí no está el Espíritu! El Espíritu es el que hace la novedad, que mueve la situación para ir adelante, que crea nuevos espacios, que crea la sabiduría que Jesús ha prometido: ‘¡Él les enseñará!’. Es el que mueve, pero es también el que, al final, crea la unidad armoniosa ente todos”.

“Esto es lo que nos enseña hoy esta Lectura; que nos enseña el primer Concilio ecuménico. En efecto, ‘le pareció bien’ al Espíritu Santo y a nosotros… Esa es la fórmula, cuando el Espíritu nos pone a todos de acuerdo. Ahora continuemos la celebración eucarística y pidamos al Señor Jesús, que estará presente entre nosotros, que nos envíe siempre al Espíritu Santo, a nosotros, a cada uno de nosotros. Que lo envíe a la Iglesia y que la Iglesia sepa ser fiel a los movimientos que hace el Espíritu Santo”.

Con información de Radio Vaticano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *