Discurso Autoridades Paraguay

El Papa a las Autoridades en Paraguay

“Fomenten la comprensión, el diálogo y la colaboración”

(RV).- “El verdadero desarrollo tiene en cuenta a los más débiles y desafortunados”, lo dijo el Papa Francisco en el Encuentro con las Autoridades y el Cuerpo Diplomático de Paraguay en el Jardín del Palacio de López en Asunción.

Este viernes, 10 de julio, el Santo Padre en su última actividad en Bolivia visitó el Centro de Rehabilitación “Palmasola” en Santa Cruz de la Sierra, posteriormente saludó a los Obispos de Bolivia y se dirigió al Aeropuerto Internacional de “Viru Viru” para la ceremonia de despedida. Desde ahí partió rumbo a Paraguay, donde llegó a las 15.00 hora local. El Pontífice fue recibido en el Aeropuerto Internacional “Silvio Pettirossi” de Asunción, posteriormente el Papa realizó la Visita de Cortesía al Presidente de la República de Paraguay, el Sr. Horacio Cartes y encontró a las Autoridades y el Cuerpo Diplomático.

En su discurso a las autoridades paraguayas, el Obispo de Roma resaltó “el calor de la hospitalidad” y cercanía del pueblo paraguayo. Asimismo, el Pontífice señaló que este país “desde sus primeros pasos como nación independiente, y hasta épocas muy recientes, la historia de Paraguay ha conocido el sufrimiento terrible de la guerra, del enfrentamiento fratricida, de la falta de libertad y de la conculcación de los derechos humanos. ¡Cuánto dolor y cuánta muerte! Pero es admirable el tesón y el espíritu de superación del pueblo paraguaya para rehacerse ante tanta adversidad y seguir esforzándose por construir una Nación próspera y en paz”.

En este sentido, el Sucesor de Pedro afirmó que “un pueblo que olvida su pasado, su historia, sus raíces, no tiene futuro. La memoria, asentada firmemente sobre la justicia, alejada de sentimientos de venganza y de odio, transforma el pasado en fuente de inspiración para construir un futuro de convivencia y armonía, haciéndonos conscientes de la tragedia y la sinrazón de la guerra. ¡Nunca más guerras entre hermanos! ¡Construyamos siempre la paz! También una paz del día a día, una paz de la vida cotidiana, en la que todos participamos evitando gestos arrogantes, palabras hirientes, actitudes prepotentes, y fomentando en cambio la comprensión, el diálogo y la colaboración”.

Por ello, el Papa animó a seguir trabajando con “voluntad de servicio y de trabajo por el bien común, los pobres y necesitados han de ocupar un lugar prioritario”. En este sentido, el Pontífice aseguró “el compromiso y la colaboración de la Iglesia católica en el afán común por construir una sociedad justa e inclusiva, en la que se pueda convivir en paz y armonía”.

(Renato Martínez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *