Archivos de la categoría La voz del Papa

Palabras de su Santidad, Papa Francisco

Para seguir a Jesús hay que rechazar la mentalidad mundana, dijo el Papa

 

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!
El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús que, en camino hacia Cesarea de Filippo, interroga a los discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?” (Mc 8, 27). Ellos respondieron lo que decía la gente: que algunos lo consideran Juan el Bautista, redivivo, otros Elías o uno de los grandes Profetas. La gente apreciaba a Jesús, lo consideraba un “enviado de Dios”, pero no lograba aún reconocerlo como el Mesías, aquel Mesías preanunciado y esperado por todos. Y Jesús mira a los apóstoles y pregunta una vez más:
“¿Y ustedes quién dicen que yo soy?” (v. 29). He aquí la pregunta más importante, con la que Jesús se dirige directamente a aquellos que lo han seguido, para verificar su fe. Pedro, en nombre de todos, exclama con pureza: “Tú eres Cristo” (v. 29). Jesús queda sorprendido por la fe de Pedro, reconoce que ella es fruto de una gracia, de una gracia especial de Dios Padre. Y entonces revela abiertamente a los discípulos lo que le espera en Jerusalén, y dice que “el Hijo del hombre deberá sufrir mucho… ser condenado a muerte y resucitar después de tres días” (v. 31).
Al escuchar esto, el mismo Pedro, que acaba de profesar su fe en Jesús como Mesías, se siente escandalizado. Llama al Maestro y lo regaña. ¿Y cómo reacciona Jesús? A su vez reprende a Pedro por esto, con palabras muy severas: “¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás!”. ¡Pero le dice ‘Satanás’! “Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres” (v. 33).
Jesús se da cuenta de que en Pedro, como en los demás discípulos – ¡y también en cada uno de nosotros! – a la gracia del Padre se opone la tentación del Maligno, que quiere apartarnos de la voluntad de Dios.
Anunciando que deberá sufrir y ser condenado a muerte para resucitar después, Jesús quiere hacer comprender a quienes lo siguen que Él es un Mesías humilde y servidor. Es el Siervo obediente a la palabra y a la voluntad del Padre, hasta el sacrificio completo de su propia vida.
Por esto, dirigiéndose a toda la muchedumbre que estaba allí, declara que quien quiere ser su discípulo debe aceptar ser siervo, como Él se ha hecho siervo, y advierte: “El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga” (v. 35).
Ponerse en el seguimiento de Jesús significa tomar la propia cruz – todos la tenemos… – para acompañarlo en su camino, un camino incómodo que no, no es el del éxito, de la gloria pasajera, sino el que conduce a la verdadera libertad, la que nos libera del egoísmo y del pecado.
Se trata de realizar un neto rechazo de aquella mentalidad mundana que pone el propio “yo” y los propios intereses en el centro de la existencia: y no, ¡eso no es lo que Jesús quiere de nosotros! En cambio Jesús nos invita a perder la propia vida por Él, por el Evangelio, para recibirla renovada, realizada, y auténtica.
Estamos seguros, gracias a Jesús, que este camino conduce, al final, a la resurrección, a la vida plena y definitiva con Dios. Decidir seguirlo a Él, a nuestro Maestro y Señor que se ha hecho Siervo de todos, exige caminar detrás de Él y escucharlo atentamente en su Palabra – acuérdense: leer todos los días un pasaje del Evangelio – y en los Sacramentos.
Hay jóvenes aquí, en la plaza: chicos y chicas. Yo sólo les pregunto: ¿han sentido ganas de seguir a Jesús más de cerca? Piensen. Recen. Y dejen que el Señor les hable.
Que la Virgen María, que ha seguido a Jesús hasta el Calvario, nos ayude a purificar siempre nuestra fe de falsas imágenes de Dios, para adherir plenamente a Cristo y a su Evangelio.

Cinco claves de la encíclica del Papa

Laudato Si (Alabado Sea) es el título de la encíclica escrita por el Papa Francisco, que se dio a conocer el día de hoy. En ella, el Santo Padre presenta sus argumentos teológicos, científicos y morales para desarrollar estrategias contra el cambio climático que a las considera urgentes e imperiosas.

En su documento, el Papa describe el continuo daño a la naturaleza como una pequeña señal de crisis ética, cultural y espiritual del mundo moderno; y reconoce que la solución a este problema requiere de un alto grado de sacrificio y una audaz revolución cultural.

La encíclica Laudato Si, es histórica porque es la primera vez que un Pontífice dedica un documento de más de 190 páginas al tema de la protección al ambiente.

Estos son los puntos más relevantes de la reflexión del Papa:

El calentamiento global es real

Sobre este tema el Papa escribió que hay un consenso científico sólido de que se trata de un fenómeno innegable y que si no se toman las medidas correspondientes, se reducirá el agua potable, dañará sin remedio a la agricultura y conducirá a la extinción a varias plantas y animales.

También el Papa recordó que de continuar el aumento de temperatura se incrementarán los niveles de los océanos y se inundarán muchas ciudades del mundo.

Es el resultado de la actividad humana

El Papa dice que es proceso natural que se ha acelerado e incrementado por la actividad de los seres humanos, que obsesionados por una actitud consumista inmoral, permitimos la degradación continua del medio ambiente.

Los países ricos tienen una deuda ecológica

El Papa asegura que los países ricos explotan los recursos naturales de los pobres, en una relación que calificó como estructuralmente perversa.

El Santo Padre dijo que es falsa la idea de que sólo a través del crecimiento económico es posible combatir al pobreza, el hambre y recuperar el medio ambiente; a esto lo llamo un concepto mágico del mercado.

Creación de instituciones internacionales fuertes

El Papa Francisco dijo que la única forma de combatir el calentamiento global es por medio de regulaciones a nivel gubernamental e instituciones fuertes, eficientes y organizadas a nivel mundial se que aseguren que se cumplan las normas e impongan sanciones a quienes falten a ellas.

Aunque también afirmó que no solo con restricciones y sanciones se puede avanzar, sino que se necesita un cambio ético para cuidar la naturaleza.

Presión a los líderes políticos y sacrificio individual

El Obispo de Roma aseguró que quienes ostentan el poder y los recursos económicos parecieran estar más preocupados por ocultar la realidad que por enfrentarla y resolver los problemas. De esa manera, hace un llamado a la sociedad para que presionen a los líderes políticos para ayudar a los que han quedado desamparados y desempleados debido al cambio climático.

Por otro lado, nos invita a todos los creyentes a hacer pequeños cambios en nuestros hábitos diarios de manera que ahorremos energía, cuidemos el agua, respetemos la naturaleza y usemos menos el auto.

Lee la encíclica completa del Papa Francisco: 

LaudatoSi

Mensaje del Papa a los sacerdotes del mundo

El Papa Francisco participó en el Retiro Espiritual Mundial de Sacerdotes, en donde les pidió que no espanten al pueblo fiel de Dios.

RMC (RV).- La tarde del viernes 12 de junio el Papa Francisco dejó el Vaticano para ir a la Basílica de San Juan de Letrán para participar en el Retiro Espiritual Mundial de Sacerdotes a quienes, antes de responder algunas preguntas, dirigió una entrañable meditación sobre el tema: “Transformados por el amor y para el amor”. El Obispo de Roma se dirigió a todos ellos en nuestro idioma. Escuchemos sus palabras:

Mensaje del Papa sobre su viaje a Sarajevo

El Papa Francisco envió un emotivo mensaje a todos los fieles con motivo de su viaje a Sarajevo.

RMC.- (RV).- El próximo sábado 6 de junio, el Papa Francisco realizará un viaje a la ciudad de Sarajevo, capital de Bosnia Herzegovina.

La visita del Papa durará poco más de 11 horas, en las cuales tendrá una reunión con autoridades y otra muy importante, con miles de fieles en el Estadio Koševo, en donde celebrará la Santa Misa.

El Santo Padre se reunirá también con sacerdotes, religiosas y religiosos del país, así como con seminaristas y los obispos de esa nación.

Por último, el Papa se reunirá con jóvenes en el Centro diocesano juvenil Juan Pablo II.

Con motivo de esta visita, el Papa mandó el siguiente mensaje a los fieles bosnios:

“Queridos hermanos y hermanas, faltan ya pocos días para el viaje que me llevará a estar entre ustedes, en Sarajevo. Este pensamiento me da alegría, y deseo desde ahora dirigirles  mi más cordial saludo a todos ustedes que viven en esta ciudad y en Bosnia y Herzegovina”.

“Vengo entre ustedes, con la ayuda de Dios, para confirmar en la fe a los fieles católicos, para sostener el diálogo ecuménico e interreligioso y, sobre todo, para animar la convivencia pacífica en su país”, dice Francisco y añade: “Los invito a unirse a mis oraciones, a fin de que este viaje apostólica produzca los frutos esperados para la comunidad cristiana y para la entera sociedad”.

“La paz esté con ustedes”. Éste es el lema de mi visita. Son las palabras con las cuales Jesús resucitado saludó a sus discípulos cuando se apareció entre ellos en el Cenáculo, la noche de la Pascua. Es Él, el Señor, nuestra fuerza y nuestra esperanza, quien nos da su paz, para que la acojamos en nuestro corazón y la difundamos con alegría y con amor.

Por mi parte, me preparo a estar entre ustedes como un hermano mensajero de la paz, para expresar a todos  – ¡a todos! – mi estima y mi amistad. Quisiera anunciar a toda  persona, a cada familia y a toda comunidad – afirma el Papa Francisco en su video mensaje – la misericordia, la ternura y el amor de Dios.

“Queridos hermanos de Bosnia y Herzegovina, les aseguro a todos ustedes mi afecto y mi fuerte cercanía espiritual. Animo a ustedes, católicos, a estar junto a sus compatriotas como testigos de la fe y del amor de Dios, trabajando por una sociedad que camine hacia la paz, en la convivencia y en la colaboración recíproca”.

En espera de encontrarlos – dice el Papa al concluir – invoco sobre Sarajevo y sobre el entero país la bendición del Señor y la protección maternal de la Virgen María. ¡Gracias y hasta pronto!